Porfirio Díaz se suicidaría de asco

No se qué ni quienes organizan, ni me interesa, pero veo rodando en las redes sociales un gran evento de reivindicación de Porfirio Díaz en el que las estrella son el novelista Leopoldo Mendívil (de cuyas fantasías conspiranoicas hemos hablado) y el connotado falsificador de la historia Luis Reed, un hombre que es el prototipo de la historia escrita desde el odio, que también hemos explicado y que, como casi todos los odiadores llenos de hiel, odia a Juárez en primer lugar.

La presencia de Mendívil demuestra la completa falta de seriedad de estos defensores de Díaz. La de Reed, la complejidad de sus contradicciones y el tamaño de su ignorancia histórica. En efecto: sin Juárez no existe Díaz (sin el liberalismo juarista es imposible e impensable el “autoritarismo liberal” del porfiriato) y Díaz lo sabía tan bien que hizo de Juárez el referente de su régimen. Si existe estatua de bronce de Juárez, se forjó en el porfiriato.

Por eso, traigo a colación una cita, del prólogo de Andrés Henestrosa a la edición de 1972 de “Las supuestas traiciones de Juárez”, que don Fernando Iglesias Calderón escribió en respuesta a Francisco Bulnes. Anécdota que “define a sus protagonistas: dos hombres a quienes la historia… conduce a subordinarlo todo a… el amor a la Patria y el amor a la verdad”.

Va la anécdota:

“Cuando estaba recién publicado el libro de Francisco Bulnes, se presentó en casa de Iglesias Calderón… sin anuncio ni cita, el general Porfirio Díaz…

“-¿Qué hace usted en esta casa?… Le ruego que la abandone en el acto.

“-Yo soy el presidente de México -dijo sereno Porfirio Díaz-. Y he venido a pedirle que responda al libro de Francisco Bulnes, pues sólo usted puede hacerlo con acierto y con verdad. Su condición de historiador, de patriota, de liberal y de hijo de José María Iglesias así lo acreditan…

“-Pero yo no soy empleado suyo, si su escribano, ni su amanuense, ni nada… Si lo hiciera sería cosa mía…

“-Con eso me basta -respondió Porfirio Díaz…

“Ese es el remoto origen del libro que ahora tienes en mano la mano, lector: Las supuestas traiciones de Juárez.”

Un botón. Si don Porfirio renaciera y viera que para reivindicarlo como creen (errónamente) reivindicarlo, recurren a odiadores de Juárez más virulentos, mentirosos y llenos de hiel que don Francisco Bulnes; a conspiranoicos y mitificadores, seguro se suicidaba de vergüenza.

Anuncios

3 comentarios en “Porfirio Díaz se suicidaría de asco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s